Rail 4 Pass “RAIL 4 PASS (EP)”

1

Puntuación: *****

Frescura, dinamismo, buen rollo y saber hacer es lo que nos llega desde Valladolid con el primer EP de Rail 4 Pass de nombre homónimo. Sin embargo la calidad técnica y de sonido que desprende proporciona una imagen de algo más que de la típica maqueta a la que estamos acostumbrados. La historia de estos cuatro vallisoletanos está a punto de cumplir el año. Llegan pegando fuerte con este EP en el que exponen claramente sus determinaciones musicales y girando por todas las salas de Valladolid, a un paso de extender su territorio. Hoy en día es habitual utilizar la palabra “fusión” para definir el estilo de una banda pero la gran mayoría de ellas acaba recurriendo a estilos ya muy determinados. Los Rail 4 Pass le dan una vuelta al concepto de fusión creando principalmente un conglomerado de funky, rock y blues y acompañado con ligeros toques de otros estilos.

El EP consta de cinco cortes y cada uno de ellos es una declaración de intenciones de la banda. Ninguna canción es igual que la anterior y en las entrañas de cada una podemos vislumbrar otra serie de distintas piezas que juntas forman un todo cuasi celestial.

El disco comienza con el tema más potente y rockero de la banda, Ríos de Tinta. En el inicio de la canción predomina la guitarra a modo de introducción, ideal para empezar un concierto, y continúa con la misma dinámica tranquila que deja al público expectante de un cambio. Este llega a la mitad de la canción con un interludio instrumental más funky en el que tienen cabida y notabilidad los cuatro instrumentos que componen el grupo; primero la guitarra, luego el teclado, después el bajo y por último la batería para dar paso a un espectacular solo de eléctrica, seña de identidad del conjunto. Finaliza con una vuelta al inicio para hacer de este tema algo redondo y muy logado.

Sin embargo el verdadero funk de Rail 4 Pass llega de la mano de la canción más divertida del EP, Cuestión de Suerte. Ya sea por su letra, que en el estribillo da lugar a una ocurrente malinterpretación: “Sal de tu mente, que otro la *icha la va a meter”, o por esos ritmos y acentos esporádicos y muy bien medidos en los que todos los instrumentos son protagonistas, este corte obliga a disfrutar y a mover el esqueleto.

A continuación aflora la calidad del grupo en forma de voces. Dunas de Arena, además de seguir con la sinergia del disco nos muestra algo para nada desdeñable: lo que son capaces de hacer estos chicos con sus cuerdas vocales. En concreto hay un momento del tema en el que se quedan únicamente las voces y poco tienen que envidiar a aquellos conjuntos vocales de los años 50. Para terminar nos encontramos con otro genial solo de guitarra, algo ya recurrente pero que nunca deja de impresionarte.

La seriedad viene en el cuarto corte, Cartón en los Huesos. Acompañados por un instrumento inusual como es el Dobro y de forma muy tranquila comienza esta canción que nos recuerda a las personas que menos favorecidas. La sorpresa salta cuando, allá por la mitad de esta canción, todo cambia y aparece un rap mientras paradójicamente recita: “Cambia de estilo, cambia de tono a una nueva situación, acción y condición.” Estos chicos sorprenden a cualquiera. Pero aquí no acaban los sobresaltos, para terminar nos vienen con un “dobrockanroll” que nos traslada directamente a un antro del sur de EE.UU. a mediados del siglo pasado.

Por último, Billete de Ida se muestra como un compendio de las cualidades de estos vallisoletanos, que no son pocas. La voz cantante la lleva invariablemente el desarrollo de la guitarra eléctrica que se revela siempre en constante ebullición. 

Rail 4 Pass, guarden señores este nombre en su hipocampo porque apuntan maneras, primero en el panorama musical castellano y con un poco de suerte en el nacional. Todo ello lo conseguirán gracias a lo que es su seña de identidad: la seriedad y el trabajo, ya que ganas, calidad e imaginación les sobran.

Escrito por Javi Sánchez Pedrero

Anuncios