Los medios ante la narcomordaza

Por Marina Espinosa

La que García Márquez definió como la “profesión más bella del mundo” se ha convertido en una auténtica pesadilla para la prensa local mexicana. ¿La razón? Los cárteles de la droga que, entre sus muchas actividades, se dedican a  “silenciar” a los periodistas que informan sobre los pasos del crimen organizado.

     En México 2014: narco para principiantes, Héctor Aguilar Camín desgaja para El País los entresijos que han llevado a México a convertirse en el escenario de los cruentos enfrentamientos de bandas rivales que, al margen de cualquier código, tienen como único objetivo hacerse con el mercado de la droga; un mercado cuyo potencial corrompe y produce competidores por doquier.sombrero

  Las rivalidades de El Chapo Guzmán y del Mayo Zambada son las más letales: explican el 67% de los asesinatos de los años 90, más de 40.000 muertes violentas. Pero el grupo criminal que hace la diferencia para la sociedad mexicana es el de Los Zetas. Desplegados por todo el país, reclutan aliados locales y someten a competidores por el método común del terror. Su dilema es plata o plomo, colaboración o ejecución.

     La última actualización del Informe Mundial de Reporteros Sin Fronteras revela que México es uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas; las amenazas y los asesinatos a manos del crimen organizado (incluso de las autoridades corruptas) son cosa de todos los días. Este clima de miedo, junto con la impunidad que prevalece, genera autocensura, perjudicial para la libertad de información.”

  Y es que asesinar a un periodista en México sale, si no gratis, muy barato. El país asciende al puesto número ocho en la lista de estados donde hay mayor impunidad, elaborada por el Comité Mundial de Protección de Periodistas. “Los fiscales en México aún fracasan en su intento por obtener condenas en un sistema legal plagado de corrupción”, señala el informe.

  En la última década han sido asesinados más de 80 periodistas y han desparecido 17. Asimismo, ciertos medios de comunicación son continuamente blanco de ataques armados y de amenazas, en especial en el norte del país. “En las zonas fronterizas con Estados Unidos es habitual que el director del periódico de la zona, en caso de duda, mande la información al capo del lugar en cuestión para que éste le dé su visto bueno” cuenta el periodista y escritor Jorge Zepeda Patterson en una entrevista al diario argentino Infobae.com.

     Zepeda ha optado por una alternativa al periodismo “tradicional” para contar el fenómeno del narco en México. A través del thriller literario Los corruptores, consigue la radiografía de una clase política arrasada por una fuerza transversal, que no entiende de partidos ni ideologías.

  Además, el narco tiene un componente cancerígeno que penetra en el tejido social. Zepeda mantiene que es la sociedad, la opinión pública como un todo, la que debe abordar el tema, ya que “la guerra contra el narco está perdida de antemano”; y es que la ilegalidad les da unos márgenes de ganancia inauditos, en este sentido se revelan imbatibles. “Lo más peligroso de este fenómeno es que los mexicanos se acostumbren a la violencia”, afirma el que fue director de los mexicanos Siglo XXI y Público. “Ahora no sucede lo que dentro de seis meses, y si no hacemos algo radical hoy, en medio año va a estar sucediendo lo que ahora no, y cuando pasen cuatro años ya somos otros”, sentencia Zepeda, el último Premio Planeta.

     Otra alternativa real ante la narcomordaza, es El Blog del Narco. Con más de tres millones de visitas cada semana y miles de seguidores en Twitter y Facebook, se trata de un portal web que presume de difundir lo que ningún mexicano encuentra en otros medios. Muchas de las informaciones, vídeos e imágenes que se publican, parecen provenir del narcotráfico; otras muestran escenas del crimen a la que sólo tienen acceso la policía o el ejército.

  Una entrevista conseguida por el digital español El Confidencial desvela que tras el exitoso blog tan solo se encuentran un informático y un periodista, ambos sin identificar. Asimismo, el periodista anónimo da luz sobre las razones que llevan a los medios de comunicación a autocensurarse: “La primera es la censura que el gobierno impone en ellos. Algunos medios de comunicación han luchado para ejercer su derecho, pero no los dejan, los amenazan, los multan… La segunda se da cuando el narcotráfico amenaza al periodista, a la publicación […] La tercera, cuando los directivos y trabajadores de los medios tienen arreglos con las autoridades, reciben dinero, favores… Y la cuarta, cuando existe un arreglo con algún cártel […] algunos comunicadores hasta los han llamado ‘empresarios’. Eso es una burla.”

  A raíz del Blog del Narco, se ha abierto en México el debate de si es ético que se difundan tales imágenes e informaciones, ya que su contenido altamente violento puede ser perjudicial en la lucha contra el crimen organizado. La ley del narco emplea la incertidumbre y el miedo como elemento paralizante, hacerse eco de esos contenidos podría ir en aras de extender ese sentimiento.

     A su vez, en el afán por converger fuerzas contra el narco, la escritora Lolita Bosch puso en marcha en 2011 el blog Nuestra Aparente Rendición (NAR). Un portal web desvinculado de cualquier institución en el que se convoca a escritores, artistas, académicos, científicos, psicólogos, periodistas, víctimas, activistas, estudiantes y demás colectivos que trabajan por el conocimiento, la compresión, el respeto y la paz en México. “Nuestra tarea es que los mexicanos sean capaces de hablar de lo que les pasa”, explica la escritora de origen catalán en el reportaje La palabra contra la violencia en México de Ángeles Castellano para El País“Es muy feo que la prensa internacional esté dando la imagen de que en México hay una guerra contra el narco. No hay buenos contra malos, hay mucho más que eso”, resuelve Bosch. Aunque eso ya es otro artículo…

CRIMEN ORGANIZADO

Anuncios