Talco: 10 years

Por Francisco Lirola

Los he visto más veces, pero es imposible cansarse de ellos. Cada concierto suyo es una explosión trompetera de adrenalina y ska. Una vez más vi a Talco en la sala Penélope de Madrid. Fue el miércoles pasado, 8 de octubre, compramos las entradas el sábado. El lunes ya estaba todo vendido. Sold-out, lleno, petado. Habían arrasado.

Talco

Pero, ¿quiénes son Talco? Ellos vienen de Venecia, pero no de la mágica ciudad de los canales, sino de Marghera, un distrito industrial de trabajadores, muy lejos del centro. Una ciudad bien conocida en Italia por vivir en sus calles una las mayores huelgas de trabajadores de la historia del país.  En sus canciones reflejan el espíritu de una tierra hermosa y apasionada que esconde, para el turista ajeno, oscuros secretos… Ya desde su primer disco (2004) los venecianos denunciaron esta situación con temas como Tutti Assolti, que daba nombre al álbum, en el que hablan del caso de las muertes de trabajadores de las fábricas petroquímicas de Porto Marghera debido a la contaminación de la zona, que al mismo tiempo amenaza a la ciudad de las góndolas y las serenatas. Caso en el todos los acusados fueron absueltos, tutti assolti. También apuntaron sus instrumentos contra otro de sus objetivos comunes: el imperialismo americano, en aquellos momentos centrando su punto de mira en la Guerra de Irak, una crítica clara desde que se ve la portada y luego en canciones como 11 Settembre ´73 (sobre el Golpe de Estado en Chile para derrocar al presidente Allende) o L´Odore del la Morte.

Talco canta a su Italia, la obrera, humilde, alegre y luchadora. Tierra de partigiani, los soldados de la resistencia antifascista italiana que durante la Segunda Guerra Mundial combatieron a los nazis y al mismo ejército italiano. A ellos van canciones como Tarantella dell’Ultimo Bandito, dedicada al nonno del saxofonista del grupo, Cioro, un partigiano enlistado a los veinte años en la Brigada Garibaldi, o el himno guerrillero italiano por excelencia, Bella Ciao, que también versiona Boikot y Skalariak, entre otros.

Transmitir un mensaje tan potente vestido con unas letras trabajadas y bellas al público extranjero, que no tiene por qué conocer tu idioma, pero eso no ha impedido a Talco hacerse grandes en países como Alemania o España más que en su propia tierra. Como nos dijo Adriá Salas, cantante de La Pegatina, el público sí que entiende, la música puede llegar a trascender a la propia letra, porque ella también va cargada con todas esas historias de lucha, muerte, injusticia, llenas de rabia, pero a la vez camufladas con un tono festivo que nos hace recordar que a pesar de todo lo horrendo que ha ocurrido, de las cosas perdidas, debemos seguir adelante, pelear, y disfrutar.

Desde Tutti Assolti ya han pasado diez años, y para conmemorar la década la banda ha sacado nuevo disco, 10 Years, grabado en directo en la Sala Movie de Pamplona, un recopilatorio de temas como La Parabola dei Battaggi, Ancora, Correndo solo u otros que ya hemos nombrado. Escuchándolo te transportas al concierto. Sientes los pisotones, y los empujones, y notas como te arrastras hacia el pogo salvaje, brutal y alegre. Y saltas y sudas y te agobias y no sabes por dónde vas a escapar, porque la música te arrastra como un ciclón. Con los músculos tensos y doloridos, comiendo sobacos y  rastas (esto sólo los bajitos), pero no incómodo, ni agobiado, y bailas, y gritas ¡Ey, ey, San Pauli!, aunque ni siquiera te guste el fútbol. Acción, lucha, juerga, felicidad. Una gran galáTal y como fue en concierto en Penélope.

Anuncios