La Pegatina: “Queremos que el público nunca sepa por dónde vamos a venir”

Por Francisco Lirola

Fotografía Diego Rodríguez

P1120720 (2)

Unas horas antes de su concierto en Alcorcón (Madrid) charlamos con Adriá (voz y guitarra) y Rubén (voz y guitarra) de La Pegatina, la banda que ha puesto patas arriba los escenarios de España y medio mundo. Su forma de entender la música y los conciertos como un espectáculo, un show, los han convertido en uno de los favoritos del público y les ha dado premios como el Enderrock al mejor directo de pop/rock (2011), el Gonzoo a la mejor banda (2013) o el Alteveu a la trayectoria de un grupo (2014).

-Dentro de unas horas estaréis en el escenario, ¿no estáis nerviosos?

Rubén –Yo es que tengo ansias.

Adriá –Es el cuarto seguido. Hace  unas horas estábamos en Italia, antes Barcelona, luego Calatayud… Lo vamos convirtiendo en nuestro día a día. Si fuera el único de esta semana, que hubiéramos estado especialmente pendientes sí estaríamos más nerviosos, pero ya lo hemos hecho algo cotidiano.

En Italia estuvisteis tocando en Treviso con Talco, ¿qué tal?

 A –Muy bien, está de puta madre. Estuvimos el último día de festival. Lo que me ha sorprendido es que Talco fueran tan pequeños en Italia. Son muy grandes en toda Europa menos en su país. Me parece raro.

Tocáis mucho en el extranjero. Ayer  estabais en Italia, habéis ido hasta Japón, China… ¿Cómo es tocar en el extranjero? Gente que ni siquiera entiende vuestras letras ni…

A -No, sí que entienden. Las letras no, pero de qué va la cosa sí.

R –Hay mucho más respeto que en España hacia el músico. Esto se trata como un trabajo, y eso es muy guay. Y luego imagínate hacer canciones, y que vayas a otra parte del mundo y que la gente baile y disfrute con tu música me parece súper placentero.

A –Y tienes que pensar otros mecanismos para transmitir, porque aquí puedes hacer un tipo de gracias, pero fuera tienes que moverte de una forma concreta. Igual que en un concierto para gente mayor no lo haces tan movido como para otro de gente joven, igual que si hay niño te tienes que comportar diferente. Pues pasa lo mismo cuando vas a otros países, con otras culturas y otras formas de entender al artista, tienes que aprender a moverte diferente, y esto te abre mucho la mente.

R –Te ayuda a quitar prejuicios y te demuestra que el lenguaje universal es la música. Ves cómo captan en diferentes partes del mundo tu cultura y tu forma de ver la música.

Es que vuestra música es muy animada. Vuestros conciertos son una explosión de luces, colores y confetis, ¿por qué los hacéis así?

R –Primero porque nos gusta. Sino no haríamos tantos kilómetros.  Queremos ser diferentes. Hay muchos grupos en los que tocan en directo como si fuera el disco, y a nosotros eso no nos gusta porque si no llegaría un momento en el que después de tanto concierto seríamos como robots y no los disfrutaríamos. Lo bonito es hacer un disco para que la gente lo escuche pero después ingeniar un show diferente, renovarte y que la gente siempre tenga ganas de venir. Lo hay que han venido a vernos muchísimas veces, porque siempre es un espectáculo diferente, así que siempre tienen ganas de volver a vernos, piensan “a ver cómo nos sorprenden hoy”. Que nunca sepan por donde vas a venir. Nos dedicamos a ello, y es una forma de reivindicar que esto es un trabajo y que estamos al cien por cien y que se vea el esfuerzo que hay detrás.

-¿Creéis que se puede vivir de la música?

A –Nosotros hace siete años que vivimos de ella. Requiere mucho trabajo que muchos no pueden o quieren hacer. Todo es planteárselo. A nosotros nos tocó en una época, con diecisiete o dieciocho años, cuando estás más libre para dejarte llevar y decir “acabo la carrera, nos ponemos y a ver qué pasa”, pero hay grupos a los que les llegan los treinta años y ya tienen muchas responsabilidades que no pueden arriesgar.

-¿Cómo veis el futuro de la industria?

A –No creo que se pueda predecir. Todo es muy cambiante y de un año a otro todo puede ser diferente. La piratería se ha esfumado con Spotify y la música a la carta. Parecía que iban a funcionar mejor los conciertos, luego resulta que no tanto por el 21% de IVA…  Igual el año que viene desaparece ese 21%, que ojalá aunque no creo, pero quién sabe cómo estará todo.

-Desde vuestro primer disco “Al Carrer!” (2007) a “Eureka” (2013), ¿cómo diríais que ha evolucionado vuestro estilo?

A –Empezamos haciendo rumba, en el segundo (“Vía Mandarina” 2009) metimos ska, en el tercero (“Xapomelon” 2011) hicimos todo lo que nos pareció bien…

R –Y en este cuarto juntamos todo lo que nos gustaba de los anteriores.

A –Rumba, ska, merengue, cumbia… Y el siguiente a saber lo que será. Al final hacemos lo que nos apetece.

R –En todos nuestros viajes hemos encontrado bandas, músicas y estilos que nos han influenciado. Ir de gira a China y tocar con Hanggai, un grupo de Mongolia, es algo que nunca hubiésemos conocido de habernos quedado tocando alrededor de casa. Nuestra furgo es el sitio en el que más música se escucha. Quemamos los CD. Todo eso hace que nuestra propia música vaya de un lado a otro. Además, somos siete personas que, culturalmente, tienen sus diferencias. Unos son más de pop rock, otros de la rumba… Y claro, todo eso hace un caldo de cultivo del que sale un cóctel molotov.

Veo que Rubén lleva la camiseta del décimo aniversario. También Canteca de Macao, La Raíz, o Talco cumplen o cumplieron hace poco la primera década. Sois como una nueva generación, más joven, que ha tomado los escenarios ¿tomaréis algún día el relevo  de los grupos más veteranos?

R –A nuestra generación le ha tocado de lleno el tema de las redes sociales, y con ellas todo se ha vuelto muy volátil y en momento puedes estas arriba y subiendo sin parar como caer en el olvido de repente porque hay muchísima más oferta. Antes los canales para transmitir tu música eran muchos menos, el casete que te pasaba un colega, la radio, los que salían por la tele o los que iban a tocar a las fiestas. Eso creaba mitos, los grupos eran menos accesibles, pero ahora tienes todas las herramientas para acercarte y que se acerquen. Ahora hay muchísimos grupos que hace diez años no conocías. Puedes escuchar en tu casa tranquilamente a un grupo australiano que antes no habrías oído nunca. El abanico se ha ampliado tanto que ya es muy difícil crear esos mitos.

A –Si dejas de tocar dos años se olvidan de ti. Nosotros venimos de gente como Muchachito, Kiko Veneno o Los Delinqüentes, que a lo mejor no están ya en el top, que están haciendo otras cosas diferentes, y si nosotros siguiéramos así dentro de muchos años podríamos empezar a ser referentes para quienes vienen por debajo.

R –Somos como el revelo generacional de la fiesta.

-¿Cuáles son vuestros planes para el futuro?

R –Estamos acabando ya la gira “Lloverá y yo veré tour”, que el año pasado tuvo alrededor de ciento diez conciertos y este llegamos a los cien, y acabaremos en octubre en Chile y Argentina. En enero empezaremos a grabar el nuevo disco, el quinto ya, y luego presentaremos el disco y a volver a recorrer el mundo allá donde nos quieran.

¿Te interesa leer la crónica del concierto? Está publicada en la página de nuestros amigos de Frecuencia Urbana en este link: http://frecuenciaurbana.com/2014/09/15/la-pegatina-cronica-de-una-autentica-fiesta/

Anuncios