EDUARDO MADINA: “EL PSOE TIENE DOS OPCIONES: INTERPRETAR ESTE NUEVO TIEMPO O DEJAR QUE SEAN OTROS LOS QUE LO HAGAN” (ENTREVISTA)

edu madina 2

Por: José M. Sánchez Moro, Guillermo Infantes Capdevila y Adrián Gómez Sánchez

Un noviembre madrileño. Tres estudiantes de periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid se desplazan al congreso de los diputados con motivo de hacer un reportaje sobre el terrorismo en España. Uno de ellos, que había llegado momentos antes, cuenta por SMS que se encuentra en un bar desayunando al lado de Gaspar Llamazares. Los otros dos descienden por la cuesta de San Jerónimo. Se encuentran y bromean. Van a charlar con el que, a priori, será el futuro candidato a la presidencia del Gobierno por el Partido Socialista Obrero Español. Consultan a un ujier. Los remite al edificio destinado al Grupo Socialista en el congreso, que está en la acera de enfrente. Llegan y pasan, no sin problemas por las hebillas de los cinturones, por el detector de metales. Aparece el jefe de prensa de Eduardo Madina. Toman a un ascensor y acceden a un pasillo en el que a cada lado se muestran cuadros de más de un metro cuadrado con Zapatero y Felipe González discursando en el Congreso de los Diputados. Aguardan. Se entretienen, igualmente, con otro cuadro en el que se dice: “Investidura del presidente José Luis Rodríguez Zapatero”. Caldera, Rubalcaba, ¡coño Zaplana! Ríen. Entonces se oye un seco “Hola, ¿sois vosotros?”. Es Eduardo Madina. La voz gangosa y la altura desproporcionada será la primera imagen que guarden de él. “Por aquí”, lo siguen. El jefe de prensa asoma la cabeza y les devuelve un guiño. Toman asiento en una mesa rectangular. A Madina le custodia una bandera de España. “Disparad”, nos dice. Su porte sereno, su elegante americana, sus escasos ademanes devuelven confianza y seguridad. A veces, toma con sus dedos las gafas que se adecúa a la altura de sus ojos. Ojos pocos expresivos, que ora se desvían a un punto fijo para recordar o encontrar el término justo, ora se fijan en el entrevistador. Correcto, ofrece, ya en su pose, la viva templanza del líder.

 

¿Cómo ve las conversaciones entre miembros de ETA y las víctimas de atentados terroristas?

Bien. Me parece bien. Son metodologías ya  ensayadas en otros países europeos que han tenido similares experiencias terroristas. Y me parece bien en tanto que sirva de producción de convivencia y relajación de los escenarios emocionales que ha producido el terrorismo, la violencia.

Por lo tanto, estaría a favor de un diálogo entre líderes terroristas y víctimas.

Digo que estoy  a favor de que  personas que han sufrido, incluso sus familias, ataques terroristas puedan, si lo creen un paso positivo para su desarrollo emocional y vital, hacerle ver a los terroristas de primera mano sus consecuencias. Me parece correcto, no puede tener nada de malo.

Llegar a este punto, sería algo parecido a un lavado de cara de ETA.

No, no. (Silencio, entorna la mirada). No creo que tengan capacidad para hacer un lavado de cara. El análisis de lo que ha sido ETA está ya en la historia. No tiene arreglo.

Barrionuevo, aquel  ministro de los GAL, ha reconocido públicamente que es un acto de  masoquismo el conversar víctimas con terroristas.

No comparto esa tesis. No creo que sea masoquismo. No creo que nadie vaya allí en ejercicio masoca. Conozco a gente que quiere ir y otros que no. Creo que forman parte de escenarios emocionales e íntimos de cada persona. Por eso, todas estas propuestas son voluntarias.

Madina se ha manifestado a favor del diálogo.

Yo en los manuales de resolución de conflictos que estudié cuando estaba en la universidad no vi uno en que la palabra no fuese el mecanismo clavel. Todos lo dicen. En actos terroristas, en guerra, en todo tipo de conflictos, no conozco a ninguno que no diga que, de manera legal o ilegal, sea la palabra y el diálogo la mejor arma para encontrar una solución. Yo nunca estuve de acuerdo, eso sí, con un diálogo con terroristas porque sí, sin más. Siempre creí que había que encontrar los momentos, las razones, las circunstancias y los objetivos oportunos.  En países como Alemania o Italia, se ha demostrado estar en lo correcto.

El rencor que existe en muchas víctimas hacia los terroristas en política no…

No, no. La política no se puede mover por odios, rencores o ánimos de venganza.

EduardoMadina 3 (1)

En el PSOE, al igual que ocurrió con dirigentes franquistas, se tiene la impresión de que quieren hacer borrón y cuenta nueva.

No, no creo que nadie quiera estar haciendo, en el PSOE, borrón y cuenta nueva. Creo que toda la democracia es un enorme proceso de paz. Que no ha parado, siendo largo el camino, nunca de rodar hacia su objetivo. Si quieres ponerle nombres propios… Adolfo Suárez o Zapatero. El partido socialista, como partido con más años de gobierno, ha sido fundamental en este proceso.

Hemos citado algunas fórmulas que tuvo el PSOE para acabar con ETA. El diaólog, los GAL…

(Corta tajante) Bueno, Los GAL no fueron una fórmula. Los GAL fueron una barbaridad y una ilegalidad.

¿Cuál fue la fórmula diseñada por Rubalcaba?

Las fórmulas han sido: la utilización de la policía, de las fuerzas de seguridad del estado, la utilización de la justicia, la utilización de la educación y la utilización del diálogo. ¿Cuál empleo Rubalcaba? Creo que el mejor despliegue policial sobre ETA que se haya tenido nunca en democracia en colaboración con la gendarmería… Y ya en 2006, cuando ETA anuncia un proceso de paz se inicia este escenario en que ahora estamos. El comunicado del 20 de Octubre de 2011 del cese definitivo de la violencia no se puede entender sin este primer amago de 2006.

¿Se ha cedido? ¿Ha habido concesiones a la banda?

No. Nunca. Nada ha cambiado.

Mayor Oreja, utilizó el concepto de “Alianza Potencial” entre ETA y el PSOE de cara a las elecciones de 2011…

Pues no parece. Como dijo Churchill ganamos la batalla y perdimos la guerra. ETA terminó y nosotros nos dimos una  hostia electoral bastante notable… Ni tampoco en las autonómicas vascas… Mirad (risas), entender a Mayor Oreja como analista de la realidad es algo cercano a la ciencia ficción. Habla desde otras latitudes.

El descalabro electoral, los descalabros ya… ¿Traerán un nuevo tiempo, una regeneración?

Sí. Cabe la posibilidad. El PSOE está en un momento muy malo, lejos ya de que electoralmente haya o no dejado de gustar. El PSOE, con sus luces y sus sombras, ha sido el centro de gravedad del sistema democrático. Ha sido el partido que más tiempo ha gobernado: 22 años de 37 de democracia y está detrás de los grandes procesos de reforma, de la construcción del modelo social, de la entrada de España en Europa, la universalización de los servicios públicos, el reconocimiento de derechos… El ángulo central democrático de España pivota sobre el PSOE. Y, a día de hoy, este sistema democrático está altamente cuestionado. El PSOE tiene dos opciones: o interpretarlo o dejar que sean otros quienes lo interpreten. Si lo quiere hacer se necesitará gente nueva. Como aquel grupo de abogados sevillanos que llegó a Suresnes y rompió con el marxismo, interpretando un nuevo tiempo que fue determinante para el país.

¿Cómo es la relación con esos abogados sevillanos o los vascos Txiki Benegas y Jáuregui?

Somos muy amigos. Es una generación que con la mía no ha tenido nunca fronteras, como sí la tuvo la de Zapatero con la de Felipe. Mi relación con Felipe, Solana, Ibarra, Txiki o Guerra es muy buena.

¿Reflejados en ellos?

Ja ja ja. Es como verse reflejado en nuestro top ten de los ochenta. Algo así como Michael Jordan, Magic Johnson. No es verse reflejado, es… Escucharles.

Una vez Mayor Oreja…

Ja ja ja. No me gusta hablar de perturbados.

La primera vez que salió el nombre de Madina a colación para liderar al PSOE fue en un Spot de José Mota…

En Nochevieja.

Sí.

Estaba en Tánger, lo recuerdo. Y teníamos un congreso en febrero. Tuve muchas presiones, pero dije que no. El PSOE se me quedaba muy grande, entonces.

madina-rubalcaba 1

 

Anuncios