Live at Rick’s

Año 2008, Barcelona. Para variar, hacía un calor húmedo e insoportable aquel sábado de julio. Anochecía en el Camp Nou. Yo, ilusa de mí, ni llegaba a intuir lo que estaba a punto de vivir. Las luces del estadio se apagaron, y la banda empezó a tocar una melodía que hizo enloquecer a 75.000 almas que coreaban y silbaban sin parar. Y de pronto, apareció. Se me pusieron los pelos de punta. Ahí estaba, tranquilo y seguro. Se adueñó del escenario y del público: al fin y al cabo, era (y es) el Boss.

Ya han pasado seis años desde aquella noche y aún me cuesta encontrar las palabras para definir la magia de aquel momento. Las tres horas más cortas de mi existencia.

 La experiencia de ir a un concierto es básica, algo que debe hacerse al menos UNA vez en la vida (o tres, o cinco, o 500). Los directos y festivales constituyen los templos de lo buenos amantes de la música. Te llevarás recuerdos inolvidables, harás amigos en largas colas, te enamorarás de bandas que jamás habías escuchado antes, bucearás entre la multitud para llegar a la preciada primera fila, perderás la voz y, lo más seguro de todo: REPETIRÁS.

 En esta sección os invitamos a acompañarnos por los más diversos festivales musicales: desde el más antiguo, al más curioso, pasando por el más famoso o el más desconocido. Nuestro único objetivo será… Que no te quedes con las ganas.

live at ricks

Por Marta Rguez Vicedo

Anuncios