Live at Rick’s (I): Knebworth

Por Marta Rguez Vicedo

736717

Desde que existe el rock, Inglaterra ha sido uno de los puntos neurálgicos del género de géneros, y precisamente al sureste del país encontramos este tranquilo palacete, en la pequeña parroquia de Hertforshire. Que no os engañen sus setos perfectamente podados, ni los casi 500 años de historia que se esconden tras sus muros. Knebworth House, que ha estado habitada desde 1490 por las familias más influyentes de Reino Unido, siempre ha sido un lugar donde la cultura y la música cobraban gran importancia. Con la llegada del siglo XX las increíbles salas y los exteriores de la finca, que ocupa varias hectáreas, fueron escenario de numerosas películas y videoclips, como el Don’t You Forget About Me de Simple Minds. Pero sin duda, los eventos que dan renombre y fama a este lugar son sus espectaculares conciertos al aire libre en los meses de julio y agosto.

Todo empezó en 1974 con el Bucolic Frolic. El primer gran concierto que acogían los jardines de Knebworth House

2719054_1_lcontó con las actuaciones de The Allman Brothers Band, Van Morrison o los Doobie Brothers, entre otros. Fue tal la acogida (60.000 personas) que al año siguiente se repitieron los conciertos esta vez con el nombre de Knebworth Park y 80.000 almas pudieron disfrutar en directo con Pink Floyd (los cuales repetirían la experiencia en 1990), la Steve Miller Band o Roy Harper. En 1976, el Knebworth Fair acogió a unos ya archiconocidos Rolling Stones. Ya ascendía a unas 100.000 el número de personas que pudieron corear Sweet Home Alabama a ritmo de los chicos de Lynyrd Skynyrd. Tampoco faltaron los saltos con 10cc o Hot Tuna, que completaban el cartel junto con Don Harrison Band.

En A Midsummers Night’s Dream, dos años después, en 1978, podía verse a un joven Phil Collins entonar los éxitos más conocidos del grupo del que fuera batería, Genesis. Collins sería otro de los muchos artistas que pasarían más de una vez por los escenarios de los jardines de Knebworth. Ese mismo verano, volvía a llenarse el recinto con Oh God Not Another Boring Old Knebworth con Franz Kappa, The Boomtown Rats o una de las estrellas del cartel, Peter Gabriel. El festival iba creciendo y año tras año superaba y aumentaba el aforo del anterior. Miles y miles de personas se acercaban cada verano a los conciertos que ya se estaban convirtiendo en míticos. Pero no fue hasta 1979 (Knebworth Festival) donde Jimmy Page y los suyos, hicieron vibrar a más de 200.000 personas durante un concierto de casi 3 horas.

12

A principio de la década de los 80 Knebworth cambió de registro: The Jazz Years llevó a Inglaterra a artistas como Ella Fitzgerald, Chuck Berry, Ray Charles, BB King o Jimmy Cliff. Pero la asistencia no fue la esperada y, finalmente, en 1986, durante el It’s a Kind Of Magic Tour de Queen, se vivió uno de los conciertos más memorables de la historia de Knebworth: 120.000 personas deseosas de disfrutar del último directo con Freddie Mercury al frente de la banda, junto con Status Quo. Lamentablemente, los vídeos que se conservan de este histórico concierto son pocos y los que circulan por la red, están grabados por fans que estuvieron allí. La calidad no es muy buena, pero merece la pena darse un paseo por esos archivos, curiosos cuanto menos.

1990

Que el guitarrista Eric Clapton pudiera contar con una voz como la de Elton John para interpretar el éxito de Cream, Sunshine of Your Love es algo que sólo pudo ocurrir en Knebworth. El verano de 1990, con un cartel que reunía a artistas de la talla de Pink Floyd, Paul McCartney, Mark Knopfler, Status Quo, Phil Collins o Tears for Fears, cuesta quedarse sólo con un momento. Pero sin duda, una de las actuaciones para el recuerdo que nos deja Knebworth 90′ es este espectacular In The Air Tonight en el que la batería es una continuación del propio Phil Collins.

Los veranos de los 90 no traían más que sorpresas y el de 1996 no fue para menos: Oasis, encabezando cartel, logró reunir a más de 250.000 personas durante dos noches seguidas. Los Gallagher con teloneros de la talla de Manic Street Preachers, Chemical Brothers o Bootleg Beatles, lograron bordar (sobrios, o al menos eso parece) temas como este Champagne Supernova:

Con Noel y Liam llegamos a las puertas siglo XXI. Aquí, el cambio de estilo se hace notable en el Ministry Of Sound (2001) con los reyes del funky moderno, Jamiroquai y todo un elenco de los DJ más prestigiosos del momento.

Robbie-Williams-Live-at-Knebworth-robbie-williams-3435770-1024-576

Y en 2003 llegó, al grito de Let Me Entertain You, uno de los artistas más queridos de Reino Unido presentando el evento musical más grande de toda la historia de Inglaterra y uno de los 15 conciertos más multitudinarios de todos los tiempos: Robbie Williams. Cualquier persona que haya podido disfrutar de esa joya en DVD o en CD, habrá podido comprobar que los pelos se mantienen de punta de principio a fin. Robbie es todo un monstruo en el escenario y lo demuestra con creces con una fuerza y entrega que hacen del británico un artista con mayúsculas. Pero para qué describirlo, juzgad vosotros:

Continuará…

Anuncios